domingo, 19 de febrero de 2017

LUCIFER: DESCAFEINADO Y CON MUCHO AZUCAR



Lucifer, como personaje de ficción, seria, sin lugar a dudas, uno de mis personajes favoritos en conjunto, si sumamos todas y cada una de sus versiones en los diferentes fandoms e hiciéramos una media. Desde las novelas y juegos de rol de Mundo de tinieblas a la otra gran serie televisiva, Supernatural, el rebelde inconformista por excelencia ha sido toda una bandera para aquellos que no podemos hacer otra cosa que reprimirnos por las normas de la sociedad establecida.

Cuando me llego la información de que había salido al aire una serie protagonizada por el señor del infierno no cabía en mi de gozo. Saber que se iban a basar en la obra de Neil Gaiman supuso la gota de agua que desbordo el vaso de mi indecisión.


Y es que para los que no lo sepan, la serie que nos atañe esta inspirada en los comics homónimos, Spin-off de "Sandman", la obra cumbre del escritor ingles, donde ya en su cuarto numero hace presencia el lucero del alba.


La serie nos habla de Lucifer Morningstar, que aburrido de reinar en el infierno se traslada a los Ángeles con su fiel demonio Mazikeen, donde monta el Lux, un concurrido club nocturno. Y hasta aquí cualquier parecido con el comic.

La serie tiene un marcado tono cómico, al que se presta su actor protagonista Tom Ellis que hace una re-interpretación del personaje que le da un punto de valor a la serie. Hay que saber apreciar el desprecio respetuoso que han tenido los guionistas hacia aquellos puristas del comic con la frase "muchos dicen que debería ser rubio" que el protagonista lanza en un par de ocasiones y que es una declaración de intenciones en firme. Se han desmarcado totalmente de la idea original. Mientras que el plano celestial/infernal y todo lo sobrenatural es constante y muy explicito en la obra en papel, en la adaptacion televisiva es poco mas que una excusa y un telón de fondo para avanzar en la trama general de la serie.




Lo que en un primer momento pensé iba a ser una serie con un componente mas psicológico, un toque de suspense y algo mas oscura, no es mas que otra serie mas de "el asistente civil de la policía" al mas puro estilo Castle o Monk. Esto no es malo, per se, pero si es bastante desacertado. ¡Demonios! ¡Quereis al príncipe de las tinieblas de protagonista! ¡echadle huevos y sed mas arriesgados, joder! Si quitamos al propio Mornigstar y a Mazikeen la serie no tiene apenas mala leche y eso me parece un desperdicio, aprovechar mal los recursos que una idea así nos ofrece. Espero que en proximos capítulos la cosa mejore un poco.



No puedo hacer otra cosa que insistir en destacar el papel de Tom Ellis. El lucero del alba brilla con luz propia en esta serie. En cada segundo que tiene en pantalla nos arrancha un "¡que hijo de puta!" a los espectadores. Sin dudas el rey del infierno es lo mejorcito que tiene esta adaptacion descafeinada y azucarada.

Señor Gaiman, meta mano por favor.

 Edito: Otro punto a favor de la serie. La banda sonora. En muchas ocasiones durante la serie, el personaje principal se sienta al piano para deleitarnos con clasicos de la musica pop o rock. Destacable el momento Unforgiven.

2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo, para cuando una de Preacher?

    ResponderEliminar
  2. El comic lo tengo dominado. Tengo que ver la serie.

    ResponderEliminar